Categorías
Opinión

El cine no se muere. Tú sí

Foto: Peter Greenaway en Moscú, 2014. Autor: Valerij Ledenev.

El delegado general del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, afirma en una entrevista que “el mayor desafío para la industria cinematográfica es dejar de anunciar su muerte”. Bueno, pues que tome nota.

En 1927 se estrenó en Nueva York El cantor de jazz, la primera película sonora de la historia. Una nueva época empezaba a nacer y en el parto había gente metiendo cizalla, Charles Chaplin, René Clair o el ruso Serguéi Eisenstein no tardaron en despotricar contra el nuevo invento. El mundo cambiaba y gente que eran considerados genios no lo entendía.

El director francés Jean-Luc Godard enunció en 1967 que el cine ya había muerto, y parece que lo sigue manteniendo hasta nuestros días, porque cada vez que da una rueda de prensa, o mejor dicho, cada vez que sus amigos de Cannes le ponen un micrófono delante se dedica a predicar el acabose del cine porque parece que cuando uno llega a viejo se tiene que enrabietar e ir gritando por la calle que esto ya no es lo que era.

Otro de los baluartes del cine de arte y ensayo europeo, el británico Peter Greenaway se empeña en soltar cada dos por tres afirmaciones que no se sostienen por sí solas, y parecen más orientadas a buscar hacer ruido y que le hagan caso entre cierta parte de la crítica especializada. Cito literalmente: “El cine es un arte del pasado”, “Ya no queda más que ver. El cine está agotado”. Suelto una idea; Si el cine está acabado, ¿por qué se le siguen dando fondos públicos europeos a este señor para que haga bodrios como Eisenstein en Guanajuato (2015)?. Si ya no queda nada por mostrar, ¿qué sale en su próxima película Walking to París (2020)?

Hay una tendencia observable en los directores en declive cuando se hacen mayores, que es confundir su propio crepúsculo con el del mundo que los rodea. El cine no se muere porque Greenaway o Godard no hagan películas. El cine cambia como todo proceso tecnológico y social, pero matarlo es bastante complicado. Puede que de aquí a 30 años ya no queden salas de cine. En ese supuesto, ¿habrá muerto el cine? Pues tampoco, habrán cambiado los hábitos de consumo del mismo, lo veremos todo desde casa, pero el cine seguirá existiendo pese a lo que griten unos señores mayores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s